COLEGIOS PRINCIPALES

EDUCACION

 

En el Municipio de Guapi la educación está atravesando por una crisis que se evidencia en los resultados de la misma, en los procesos de convivencia y de relacionamiento con el entorno y pese a su conformación 97% de población Afrocolombiana, no cuenta con una política Municipal etnoeducativa, lo cual no desconoce esfuerzos personales y de algunos establecimientos en esta materia. Así mismo el proceso de dependencia del departamento obliga al gobierno municipal y a su dirigencia hoy más que nuca a generar las condiciones para obtener la certificación de la educación por parte del municipio.

 

En Guapi se cuentan con 8 instituciones educativas, 4 en el casco urbano (Institución Educativa San José, Institución Educativa Normal Superior, Institución Educativa Concentración Comercial Manuel de Valverde, Institución Educativa San Pedro y San Pablo), y 4 en el sector rural (Institución Educativa San Antonio de Guajuì, Institución Educativa San Agustín del Napi, Institución Educativa Fray Luís Amigó, institución Educativa Chuare Napi) ; 10 Centró Educativos en el sector rural ( Balsitas, San Vicente, el Naranjo, Calle honda, Santa Ana, el Carmelo, Temuey, el Firme y la Sabana.

 

El municipio cuenta con una población estudiantil de 11.139 distribuida así: Preescolar 798, Básica Primaria 6.929, Básica Secundaria 2691 y Educación Media 1.138, en los grados 12 y 13 Normal superior 98, estudiantes con discapacidad 3 y finalmente en el programa de educación para adultos 1218.

 

En Guapi según ceso DANE 95 con relación al nivel educativo, encontramos que el 43% de la población tiene primaria, el 24.3 secundaria y el nivel profesional solo el 2% ha podido relazar estudios universitarios, grave situación que refleja la necesidad de desarrollar acciones que garanticen el acceso de más jóvenes a la educación superior, pero lo más grave de todo este proceso lo constituye, el hecho de que en pleno siglo XXI el 24.5% de la población Guapireña no sabe leer ni escribir, lo que implica por un lado tomar medidas frente a este aspecto y por otro lado revisar los programas que se están realizando y su efecto en el sistema educativo.

 

El Municipio de Guapi en los últimos cuatro (4) años ha perdido cincuenta y siete (57) plazas de docentes; por traslados, retiros forzosos, que al quedar la vacante son remplazados en el resto del departamento, lo anterior permite cuestionar el papel de las autoridades educativas así como a su dirigencia.

 

En cuanto a los docentes, el 90% de planta son licenciados, de estos el ochenta y seis (86%) son licenciados en básica primaria; el Municipio no posee el número suficiente de licenciados a la especialidad; por eso es necesario implementar un sistema de capacitación continuada, que se vinculen diferentes universidades, para diversificar la formación docente y mejorar la calidad de servicio educativo, así como habilitar diferentes espacios de capacitación y realizar los foros municipales de educación y etnoeducación.

 

Por otra parte las orientaciones educativas que hay se imparten, no están respondiendo a los requerimientos comunitarios, se caracterizan en su mayoría por ser descontextualizados, no pertinentes y excluyentes estimulando la subvaloración del entorno, los elementos culturales entre otros aspectos y ponderando lo externo y foráneo como la opción de vida, como prueba de este proceso encontramos que son pocos los jóvenes que al terminar sus estudios le apuestan a desarrollarse desde la región usando creativamente los recursos del medio, articulado con los elementos de ancesntría africana que enriquecen la vida con base en las particularidades

Socioculturales.

 

Existen una deficiente articulación con los las autoridades municipales, docentes y las comunidades para efectos de la planeación y concertación y ejecución de políticas publicas educativas, lo que implica entonces en adelante, habilitar los espacios necesarios para la reorientación de la educación y etnoeducación en el Municipio de Guapi con base en lo anterior cada día que pasa aumenta el nivel de desarticulación de la relación docente – comunidad, definitivamente la perdida de la vocación y el espíritu comunitario esta desdibujado la educación, sobre todo, por que muchas de las personas que han ingresado en los últimos años, lo han hecho con criterios políticos partidistas, vinculando docente con una gran resistencia a trabajar en la zona rural, lo que se constituye en una indisposición y deseo permanente a que

Se los traslade al área urbana y últimamente después de estar en este, al norte del Cauca, para irse a vivir a Cali.

 

La no permanencia de los docentes en la zona rural, especialmente en la parte baja del Consejo Comunitario del río Guajuì, todo el Consejo del Bajo Guapi y el de Chanzará, se constituye en los casos más difíciles de desarticulación y al mismo tiempo de perdida deliberada de tiempo, por argumentos como la lluvia, o el estado del agua en el caso de Chanzará.

 

En materia de infraestructura en el área urbana hay un cubrimiento de un 70% de lo requerido, a diferencia que en la zona rural no supera el 45% a lo anterior se suma el mal estado causado por daños de estudiantes y personas adultas, las goteras que dañan techos y cielorraso complementado con comejenes, que en muchos casos están a la espera que el gobierno municipal arregle y sobretodo disponga de partidas, se ha perdido el espíritu y colaboración comunitaria para con estos bienes del municipio y comunidad, a lo anterior se suma el daño de las puertas, chapas, candados, y asientos lo que limita la posibilidad de hacer otras inversiones ya que cada año hay que comprar lo mismo, por eso hay que hacer participe en los procesos de construcción con aportes comunitario y acuerdos de cuido y mantenimiento de los bienes municipales.

 

En el 97 % de los establecimientos educativos de la zona rural no hay baterías sanitarias en funcionamiento, existen algunas estructuras físicas deterioradas en mal estado, en cambio en el área urbana el panorama es otro, superando más del 90% son pocos los casos requiere de reparaciones de puertas, ampliación de tanques de almacenamiento y reposición de algunas tazas sanitarias.

 

Si bien es cierto que a través de bienestar familiar, el Municipio y últimamente desde el vicariato con el programa docentes oferentes, en el área rural se está cubriendo un 97% de la alimentación requerida para los comedores escolares, en un 95%, no hay infraestructura y / o lugares adecuados para que los beneficiarios reciban cómodamente sus alimentos. A lo anterior se suma el hecho que muchos no cuentan con la dotación completa de utensilios de cocina. En este proceso no se puede evitar los comentarios sobre presuntas irregularidades sobre el uso de las remesas (productos alimenticios) por parte de las personas que los administran en las

Comunidades.

 

La no pertinencia del proceso educativo, el aumento de cultivos de uso ilícito y la vinculación de menores a la actividad cocalera, la instalación de billares y sitios de prostitución, alcoholismo, entre otros factores están fomentando y acelerando, procesos de deserción escolar en la zona rural, lo mismo sucede en el área urbana pero en menor proporción, en todos los casos con la complicidad de los padres de familia y la comunidad en general.

 

Los PEI, planes de mejoramiento entre otros, siguen siendo documentos de poca aplicabilidad, instancias como la junta de padres de familia, los personeros estudiantiles, tienen una mínima incidencia en la vida educativa, a lo anterior se suma, la no rendición de cuentas por parte de rectores y directores sobre matricula y otros ingresos, aumentando la incertidumbre sobre el proceso de la administración de la educación. En esta materia es necesario asesorar para reestructurar proyectos Educativos Institucionales para que se adecuen a los requerimientos de la etnoeducación y su pertinencia en la región.

 

Liderado por el Ministerio de Educación, se viene implementando el programa de conectividad de Internet y computadores para educar, contando en la actualidad con un 40% de las escuelas con este servicio y con una tendencia a continuar, con la limitante en materia de energía que solo se presta en las noches en la zona rural, para ello se debe hacer acuerdos con ENERGUAPI o en su defecto dotar de pequeñas planta estos sitios educativos.

 

En relación en la Educación Superior, de cada 100 jóvenes que terminan el bachillerato 20 ingresa a la universidad de los cuales los 16 lo hacen en privadas y solo 4 lo hacen en universidades públicas, a los 80 los encontramos en ciudades como Cali, Bogotá realizando otras actividades menos la de estudiar y terminar una carrera técnica o profesional, por eso validamos la vinculación de Universidad del Pacifico que tiene modalidad presencial en tecnologías. El SENA con su centro regional, las Universidades; Javeriana, Autónoma de Popayán, Francisco de Paula Santander, La pedagógica que se proyecta con un programa de licenciatura semipreséncial, en un corto plazo contaremos con la puesta en funcionamiento de un Centro Regional de Educación Superior (CERES) con cobertura para los municipios de Timbiquì, López del Micay en el Cauca y los municipio del charco , Iscuande, La tola, Satinga y Mosquera en el departamento de Nariño, en donde se podrá acceder diferentes carreras técnicas y profesionales ofrecidas por diferentes universidades.

 

En el municipio ha aumentado aceleradamente la realización de acciones (muertes violentas, desapariciones entre otras) que violan los derechos humanos, se ve una juventud propensa a ser partícipes, la pérdida de valores, cada día permite una sociedad menos tolerante y respetuosa de la vida y de los derechos de los demás, lo mismo se refleja en la aptitud frente al uso de los recursos que hacen parte de nuestro medio ambiente, desde el proceso educativo debemos entonces realizar acciones que recuperen los valores y las buenas prácticas de cultura ciudadana, la defensa y el ejercicio de los derechos humanos y la realización de practicas

Amigables con el ambiente.

 

Es necesario continuar los procesos, como el seguro estudiantil, la compra de mas transportes escollares, de articulación con el SENA e Instituciones educativas, es imperativo continuar con el programa PER, CAFAM, para continuar el proceso de erradicación del el analfabetismo de nuestro municipio.

 

MAYOR INFORMACION:

http://guapi-cauca.gov.co/apc-aa-files/31333063333132356630653437333936/PLAN_DE_DESARROLLO_MUNICIPAL_DE_GUAPI_2008_2011.pdf