Isla Gorgona

 

Pequeños animales terrestres, grandes animales acuáticos, quebradas de agua dulce y fría, yarumos, palmeras, manglares, un mar de azul intenso y gente emprendedora hacen parte de estas islas del Pacífico colombiano. Una escuela de ecoturismo.


Gorgona es verde, gris, azul, amarilla y rosada a la vez; sonrisa feliz testigo de un pasado triste; hogar de especies endémicas como la rata semiespinosa y el lagarto azul o de fauna visitante como de basiliscos, iguanas, culebras y micos cariblancos; hábitat de 147 especies de aves y lugar preferido por los delfines.

 

Es un Parque Natural ubicado en el departamento del Cauca a 32 kilómetros en línea recta del continente, a 10 horas en barco de Buenaventura y a una hora en lancha de Guapi. Isla que desde lejos pareciera ser la unión de tres pequeñas elevaciones pobladas en su totalidad por vegetación de selva húmeda y adornada por palmeras en sus playas. Un lugar para aprender,
descubrir, sentir, cuidar y disfrutar de la naturaleza.

 

No en vano visitar esta isla de 24 kilómetros cuadrados es todo un proceso de aprendizaje. Allí se aprende a disfrutar la soledad que provoca el sentirse en un lugar abandonado en la mitad de un océano rabioso y un cielo gris, pero ante todo, se aprende a respetar y a convivir con la naturaleza.

 

Una lección que se inculca desde el momento en que se pide el permiso de entrada al Ministerio del Medio Ambiente y se ratifica cuando se llega a la isla pues hay unas reglas de juego que los visitantes conocen de antemano:
prohibido el trago, los bullicios y el número de días de estadía es limitado: tres noches y cuatro días.

 

A cada grupo o persona se le asigna un guía. Un amable funcionario que tiene por objetivo programar el día, presentar las diferentes facetas y atractivos de la isla e inducir al visitante en los principios básicos del cuidado de la naturaleza.

Todo para hacer

 

En Gorgona la función comienza temprano. El desayuno se sirve de siete a ocho de la mañana -hay un restaurante que por 20.000 pesos diarios ofrece las tres comidas- y después viene el plan diario. Programas diferentes y apasionantes. El más largo es una caminata que recorre la isla de extremo a extremo -son cerca de ... kilómetros- y que lleva a Playa Palmeras, una costa ubicada al frente de Gorgonilla, la pequeña isla vecina. Allí se pasa un día soleado y tranquilo admirando las olas que alcanzan más de dos metros de altura y los cientos de pájaros que han encontrado un refugio -fragatas, alcatraces, piqueros de patas azules, entre otros-. Incluso se puede disfrutar del almuerzo en un sitio cercano para no acelerar el regreso.